¿CUÁNDO HAY QUE LLEVAR A UN NIÑO/A AL PODÓLOGO?

El podólogo es el profesional capacitado para comprender las anomalía presentadas en los más pequeños/as, y así, acutar en consecuenca. En las consultas, los podólogos tienen todos los instrumentos necesarios para diagnosticar y comprobar si los indicios presentados son alarmantes o si forman parte de la etapa de crecimiento.

Hablamos con Montserrat Martínez Espiño, vicepresidenta del Colegio Oficial de Podólogos de Galicia para conocer su opinión en base al tema presentado.

1. ¿El número de consultas en podología referentes a pediatría es destacado o debería ser mayor? 

Si bien cada vez es más frecuente que los padres lleven a los niños al podólogo, lo normal es que lo hagan cuando detectan alguna anomalía y pocas veces, de manera preventiva. Es aquí donde deberiamos incidir, ya que no siempre los signos que indican que ese pie no se está desarrollando como debería son tan evidentes como para llamar la atención de los padres, y sin embargo, detectar esto a tiempo puede evitar problemas en la edad adulta.

2. ¿Cuándo se debería de llevar por primera vez a un niñ@ a una consulta de podología?

Siempre y cuando no se detecten problemas antes, la primera consulta debería ser entre los 4 y 5 años.

3. ¿En las revisiones de atención primaria se suelen detectar anomalías o una incorrecta forma de caminar y apoyar en los niños?

Se hacen revisiones de los pies en los controles sistemáticos de los niños por parte del pediatra pero es cierto que lo que se mira casi siempre es la imagen de la pegada plantar, que en la mayoría de los casos no es lo más importante. Decir que el desarrollo de un pie es normal o no lo es, atendiendo a la imagen de la pegada plantar es un error frecuente. Se trata de una revisión rutinaria en la que habitualmente no se presta atención a muchos aspectos esenciales. Y, muchas veces, aún detectando algún tipo de anomalía, se tiende a pensar que se solucionará con el crecimiento, cuando para que esto ocurra, tenemos que poner los medios necesarios según el tipo de problema y la edad del niño.

4. ¿Cuál considera que es la principal razón por la que los padres llevan a sus hijos al podólogo?

El motivo principal casi siempre es porque ven que su hijo/a «camina raro» o gasta mal el calzado. Pocas veces se acude para pedir consejo, por ejemplo, por el calzado adecuado, y esto también es importante. De esta manera, además de las recomendaciones generales, se podrían dar unas específicas en función del tipo de pie que el niño presente, la etapa de crecimiento en la que esté, las actividades que practique, etc.

5. ¿Cuál es la importancia de prevenir alteraciones en la marcha de manera temprana?

Es esencial detectar alteraciones en la infancia de manera temprana para iniciar tratamientos correctores o preventivos en una etapa en la que podremos solucionar la mayor parte de los problemas. Estos tratamientos pueden ser tratamientos ortopodológicos personalizadosesencial detectar alteracións na infancia de maneira temperá para iniciar tratamentos correctores ou preventivos nunha etapa na que poderemos solucionar a maior parte dos problemas. Estes tratamentos poden ser tratamentos ortopodolóxicos personalizados (soletas ou ortesis a medida) ou simplemente exercicios ou reeducación postural.

6. ¿Qué tipo de calzado considera que deberían usar los niñ@s?

El calzado debe ser lo más flexible posible para los primeros pasos, contrariamente a lo que se piensa. El pie dispone de los mecanismos necesarios que nos aportan estabilidad y resulta contraproducente utilizar calzado rígido o botas por encima del tobillo en esta etapa. A partir de ahí, lo ideal es que el calzado sea de forma recta, de piel flexible, puntera ancha y que la parte de atrás, que rodea el talón y que se conoce como el contrafuerte no sea ni demasiado rígido ni demasiado elástico. Además debería de tener velcro o cordón como método de sujeción.  No podemos permitir que lleven, por ejemplo, zapatillas de fútbol sala para cualquiera actividad porque estén de moda, ya que ese calzado tiene unas características muy concretas para esa actividad qu pueden perjudicar al pié cuando se les da otro uso.

7. ¿Cuándo hablamos del primer calzado; se debe calzar antes de que comience a andar? Supone algún riesgo? 

Es un error calzar a un niño antes de que comience a andar; un calcetín para protegerlos de las temperaturas es suficiente. En un bebé, llega más información sensorial a través de los piés que de las manos y esto no ocurre si los calzamos. De esta manera estaríamos perjudicando el desarrollo psicomotriz del niño

8. ¿Un problema que tenga origen en la infancia puede suponer una mayor dolencia en un futuro?

Hay que tener en cuenta que la extremidad inferior en el niño tiene una alineación distinta que en una persona adulta. Se van produciendo cambios en las distintas edades hasta llegar a lo que consideramos una posición normal en un adulto. Si esto no ocurre así, esa incorrecta alineación sea del nivel que sea (pies, tibias, rodillas, caderas…) no se podrá arreglar en la edad adulta repercutiendo a todos los niveles y pudiendo ocasionar problemas óseos y musculares tanto en la extremidad inferior como por ejemplo a nivel lumbar afectando a nuestra calidad de vida.

9. ¿Cuáles diría que son los principales signos que deben alertar a los padres?

Debe llamar la atención de los padres varios aspectos: si ven que su hijo camina distinto al resto de los niños, si anda de puntillas o gira los pies hacia fuera o hacia dentro , si gasta mucho el calzado, si es torpe y cae con facilidad o si se queja de algún tipo de dolor bien sea en los pies, en las rodillas, en las caderas o incluso en la espalda.

10. Enfermedades más frecuentes de un niñ@

Los motivos más frecuentes de consulta en un niño son: los pies planos, que el niño introduzca las puntas de los pies hacia dentro, caminar de puntillas, dolor de talones y de tobillos en niños que practican deporte, papilomas o verrugas plantares, uñas encarnadas o malas alineaciones de los dedos.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *